sábado, 5 de enero de 2013

Willian Noble e Iain Davidson


La complejidad en la realización de métodos interdisciplinarios para los estudios cognitivos de la prehistoria, hace que sea relativamente frecuentes la unión de prehistoriadores con otros autores de ciencias relacionadas con la conducta humana. En este sentido, las ciencias más utilizadas han sido la Neurología y la Psicología. Si la primera ofrece aparentemente una teórica visión más fácil de entender, asimilar y difundir, pues trata con métodos que favorecen esta apreciación (neuroanatomía, endomoldes, técnicas de imagen cerebrales de todo tipo, etc.), es la segunda la que al estar más relacionada estaría con la conducta humana en todas las épocas nos puede ofrecer datos y métodos para su análisis. Así lo han entendido diversos autores desde finales del siglo XX, aunque siempre han mantenido una estrecha correlación con las ciencias neurológicas. 

Willian Noble

Iain Davidson
Entre los primeros que han seguido estas pautas hay que destacar al psicólogo WillianNoble (profesor emérito de la Universidad de Nueva Inglaterra, Australia) y el arqueólogo Iain Davidson (profesor emérito de la Universidad de Nueva Inglaterra, Australia), que ya en 1996 publicaron un libro donde se recogían unos estudios interdisciplinares sobre el origen de la cognición y lenguaje humano (Human Evolution, Language and Mind).

I. Desarrollo teórico.

Realizan un trabajo interdisciplinario sobre el origen de la cognición y lenguaje humano. Para ello utilizan la Psicología, la Lingüística, la Antropología y la Arqueología, así como un uso más limitado de la Biología evolutiva y la Neurología. Explican el origen de la mente dentro del desarrollo ontogénico, principalmente de forma sincrónica con el lenguaje, el cual está unido al concepto de mente, considerando a ambos como co-extensivos.

Hay acuerdo de que la conciencia fue probablemente transformándose por la adquisición del lenguaje, aunque se desconoce cómo ocurrió esta transformación. En los niños se produce una mentalidad emergente, con apropiación de las intenciones lingüísticas de la familia y otros contextos sociales, por lo que lo mental estaría inevitablemente implicado en la producción del lenguaje. La autoconciencia libera a la gente de las contingencias inmediatas del natural medioambiente. La abstracción es un proceso vital en la formación de conceptos, pues todas las palabras son abstracciones simbolizadas, siendo usadas (escuchadas, aprendidas y utilizadas) constantemente. El pensamiento es como un proceso perpetuamente dialogado, en el cual el diálogo es con uno mismo (lenguaje interno), por lo que se puede considerar al pensamiento como una conducta lingüística socialmente construida. En definitiva, el lenguaje es una actividad comunicativa (social) y medio para la construcción del pensamiento (conducta cognitiva). Un breve resumen sería:
Las palabras (lenguaje) son abstracciones mentales simbolizadas (pensamiento) por los sonidos, totalmente ligado a la existencia social humana (conducta).

Sus teorías dentro del plano evolutivo son poco explícitas, aunque parecen indicar cierto grado de exaptación evolutiva, al indicar que existen otros criterios que parecen indicar que la sola creación o aumento de las áreas corticales no implica la función necesariamente (Davidson y Noble, 1998). Así, el aumento del volumen cerebral no es suficiente indicador de la serie de habilidades que caracterizan la aparición de la conducta humana, como el lenguaje. El simple aumento del cráneo no puede indicar la aparición del lenguaje. En el caso de la evolución del lenguaje, la ontogenia no recapitula la filogenia.

- Lenguaje. Dan gran importancia al lenguaje, pues la cognición humana es inseparable del desarrollo del lenguaje. La interacción del lenguaje con el pensamiento dentro de un marco social y ecológico, parece ser la causa principal del cambio conductual que ha caracterizado al ser humano (Noble y Davidson, 1996). La comunicación basada en símbolos es un todo o nada, por lo que tienen dificultades con las nociones de Protolenguaje, lenguaje rudimentario, pues indican un ensayo gradualista del desarrollo del uso del símbolo. Piensan que esto no puede hacerse, los símbolos están presentes o ausentes, nada puede ser medio descubierto (Mío: no estoy de acuerdo). Por tanto, indican que la emergencia del lenguaje tuvo un carácter tardío, siendo reconocible por la evidencia conductual del ser humano, sobre todo por la aparición claramente testificada de productos y hechos con un claro simbolismo (Davidson y Noble, 1992, 1998; Noble y Davidson, 1996).

Para su desarrollo se necesita un aprendizaje, dentro del período de inmadurez neurológica que todo ser humano presenta al nacer y en sus primeros años de vida. El aprendizaje va a poder hacer posible la remodelación de las áreas corticales necesarias para las funciones lingüísticas. Si durante este período de tiempo, denominado crítico, el niño no se ha desarrollado en un ambiente con lenguaje, después es muy difícil que logre alcanzar un nivel adecuado de lenguaje simbólico y de cognición. El ser humano anatómicamente moderno desde hacía varios miles de años va a desarrollar, en el inicio del Paleolítico superior, un mundo simbólico que a la postre cambiará sustancialmente sus formas de conducta. Creará, de una forma permanente y duradera, un pensamiento que estará plenamente identificado con los conceptos abstractos y simbólicos de la individualidad social e individual y del desplazamiento (Davidson y Noble, 1992, 1998).

- Conciencia y pensamiento. El origen de la mente durante la experiencia de la vida es conocido como un proceso de desarrollo ontogénico, estando muy unido al lenguaje: Mente y lenguaje como co-extensivos. Es una comunicación usando símbolos, las palabras son abstracciones mentales simbolizadas por los sonidos, totalmente ligado a la existencia social humana (Davidson y Noble, 1998).

Hay acuerdo de que la conciencia, carácter mental de nuestros ancestros, fue probablemente transformándose por la adquisición del lenguaje (Davidson y Noble, 1989). El problema radica en cómo ocurrió esta transformación, aunque debió de existir una importante relación entre cultura y mente. Lo mental es la consecuencia de una constante interacción externa de los sentidos. Dentro de esta correlación el pensamiento es una conducta lingüística socialmente construida. La Abstracción es un proceso vital en la formación de conceptos. Todas las palabras son abstracciones simbolizadas, siendo usadas (escuchadas, aprendidas y utilizadas) constantemente. Lo mental está inevitablemente implicado en la producción del lenguaje. Así, el pensamiento es como un proceso perpetuamente dialogado, en el cual el diálogo es con uno mismo.

La conciencia es así una propiedad emergente que el niño adquiere por el lenguaje de otros. Lo intermental se transforma en intramental (Vygotsky, 1920). Con el silencio (autodiscurso) parece una conducta callada (pensamiento). Lo mismo piensa Bruner (1984), el adulto ofrece una clase de armazón, una estructura que puede ser progresivamente absorbida. El niño se vuelva autónomo (autoguiado) en el seguimiento de esta meta.

Resumen metodológico:
- Trabajo interdisciplinario fundamentado por el uso directo de la Psicología, lingüística, Antropología y Arqueología, así como un uso limitado u ocasional de la Biología evolutiva y Neurología
- Evolución. Son poco explícitos aunque parecen indicar cierto grado de exaptación evolutiva, al menos en lo referente al lenguaje y pensamiento (Davidson y Noble, 1998).
- Psicología. El origen del pensamiento es un proceso de desarrollo ontogénico muy unido al lenguaje. Mente y lenguaje como co-extensivos. La autoconciencia y la conducta son productos emergentes muy condicionado a las características medioambientales que se adquieren por la socialización y el lenguaje.
- Neurología. La inmadurez neurológica que tienen los seres humanos al nacer favorece su definitiva estructuración por las influencias sociales y por la adquisición del lenguaje. La evolución neurológica (aumento de las áreas corticales) no es pos sí sola suficiente para generar la conducta moderna y simbólica.
- Sociología. La socialización y el desarrollo del lenguaje son fundamentales para la evolución conductual.
- Lenguaje. Dan gran importancia al lenguaje, pues la cognición humana es inseparable del desarrollo del lenguaje. La interacción del lenguaje con el pensamiento dentro de un marco social y ecológico, parece ser la causa principal del cambio conductual que ha caracterizado al ser humano.


II. Problemas teóricos y prácticos.

- Hay acuerdo de que la conciencia y el pensamiento fueron transformándose por la adquisición del lenguaje, pero no desarrollan un método que intente explicar cómo ocurrió esta transformación, lo que aclararía a su vez el cómo del desarrollo conductual.
- En su reunificación interdisciplinaria no utilizan la Antropología social, lo que les hace valorar la conducta humana en el pasado de forma muy parecida a la actual.
- Tienen importantes problemas en la aplicación de sus conceptos generales a las particularidades contextuales de cada yacimiento, pues carecen de un modelo sobre el origen y evolución del pensamiento, el simbolismo, el lenguaje y, por tanto, la conducta humana.
- Igualmente, al carecer de método de análisis de la conducta humana, no pueden establecer las bases del continuum cognitivo y cultural que ha caracterizado toda nuestra conducta. En este sentido, les falta la concreción sobre cuáles fueron y cómo de adquirieron los fundamentos abstractos que van constituir la base de nuestro pensamiento, conducta y lenguaje (individualidad social y colectiva ubicadas en los conceptos abstractos temporales y espaciales).

* BRUNER, J. (1984): Acción, pensamiento y lenguaje. Alianza. Madrid. Bruner.
* DAVIDSON, I. y NOBLE, W. (1998): “Two Views on Language Origins”. Cambridge. Archaeological Journal 8:1.
* NOBLE, W. y DAVIDSON, I. (1991): “The evolutionary emergence of modern human behaviour: language and its archaeology”. Man 26: 223-53.
Davidson y Noble (1989). Noble y Davidson (1991)
* NOBLE, W. y DAVIDSON, I. (1996): Human Evolution, Language and Mind. Cambridge: Cambridge University Press.
* VYGOTSKY, L. S. (1920): El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Crítica. 1979. Barcelona.